3 alternativas libres de tóxicos para una piel limpia y sana

La semana pasada te conté 2 razones para romper el encantamiento que tienes con la espuma y estoy casi segura que luego de mirar la etiqueta de tu champú, pasta de diente y jabón líquido, te preguntaste ¿y ahora qué hago?

Lo primero es no desesperar, vamos un paso a la vez. Primero no tirar a la basura de inmediato todo para correr a comprar nuevos productos #toxicfree, si te dijera - desecha todo - sería muy poco alineado con el #consumoconsciente. Un paso fundamental del #avanzaalonatural es consumir menos pero mejor, así que mientras terminas lo que queda de tus productos que dan muuuucha espuma gracias al laurilsulfato, o le encuentras un uso alternativo, te comparto aquí 3 alternativas libres de Laurilsulfato de sodio para que prepares tu próxima compra.

Jabones saponificados

La saponificación es una reacción clásica de la química orgánica, por la que se forma un jabón (sólido) a partir de una grasa animal o vegetal, gracias a la acción de una sal alcalina como el hidróxido de sodio (NaOH) o potasio (KOH). De esta reacción se obtienen clásicos como el jabón de  Alepo elaborado en base a aceite de oliva y que me encantan ya que lo puedo usar en pelo y piel, y eso de usar un producto de 2 formas me fascina, #menosesmejor.

Lauril sulfoacetato de sodio (SLSA)

Parece parecido al laurilsulfato de sodio (SLS) que queremos evitar, pero es muy distinto. Esta molécula es de origen vegetal (coco), presenta una baja irritabilidad y está permitido  para su uso en cosmética natural por BDIH y ECO-CERT.

Está presente en la fórmula de algunos champú líquidos y en los cada día más populares champú sólidos. 

Saponinas vegetales

Las saponinas (del latín sapo, "jabón") son moléculas constituidas por un elemento soluble en grasas (esteroide o triterpenoide) y un elemento soluble en agua (azúcar), propiedad que comparten con otros tensioactivos naturales o sintéticos como el SLS. Existe una gran variedad de plantas que contienen distintas saponinas en concentraciones variables como nuestro nativo Quillay (Quillaja saponaria), la Quinoa (Chenopodium quinoa), los Garbanzos o incluso el Romero (Rosmarinus officinalis).


Estas chiquitas son la clave limpiadora de Tónico Rocío y parte de los activos de nuestro ingrediente - Extracto acético poliherbal - obtenido mediante maceración y fermentación de Borraja, Caléndula, Lavanda Milenrama, Romero, Rosa, Salvia, y, manzana limona (un clásico del sur de Chile). Ideal para limpiar tu rostro sin dañar tu manto ácido y revitalizando tu piel.

 

Con más amor que espuma

MJ


Compartir esta publicación


Dejar un comentario