Búscanos en instagram @paihuen.co

Tocar otra piel humanum est


Tocar a otr@, con besos, abrazos, caricias o saludar de mano… en estos tiempos de aparente soledad enmascarada se vuelve un recuerdo, un deseo prohibido por liberar oxitocina y aumentar nuestro bienestar a punta de confianza, altruismo y amor.


Hasta antes del 2020 quizás dábamos por hecho el contacto piel con piel, pero luego de esta inflexión forzosa y mundial llamada pandemia, algo es un hecho ¡necesitamos tocarnos! ¡Somos gente de piel!. Y es que ser humanos es ser de piel, demasiadas veces pasamos por alto que la piel es ante todo un órgano neurosensorial (como el cerebro), el más extenso y totalmente volcado al mundo, nos perdemos tanto en la cotidianeidad cosmética, que olvidamos ¿Qué es la piel?, un factor clave en nuestro desarrollo como seres humanos.


Numerosos estudios científicos muestran que el sentir la piel del otro tiene múltiples beneficios para la salud. Entre los beneficios físicos de tocarnos encontramos

  • Disminución del dolor físico
  • Fortalecimiento del sistema inmune
  • Disminución del ritmo cardiaco y normalización de la presión sanguínea.
  • Aumento supervivencia en bebés prematuros
  • Disminución de la agitación en pacientes con Alzheimer
  • Aumento de la producción de oxitocina (hormona del bienestar) 
  • Disminución de las hormonas del estrés 

Por su parte algunos de los beneficios psicológicos del contacto físico son:

  • disminución de la sensación de soledad
  • Sentido de pertenencia
  • Reducción de la ansiedad
  • Reducción de los síntomas de depresión
  • Fortalecimiento del espíritu de equipo


Parece bastante contradictorio que aquello que nos puede fortalecer en términos físicos y anímicos hoy “está prohibido”. Para conocer en mayor en mayor detalle como la pandemia ha afectado el contacto humano, Nivea (no nos detendremos en este post sobre sus productos y las sustancias tóxicas que utilizan o no)  realizó un estudio mundial muy interesante sobre  El contacto humano en un mundo pandémico, en él, un 75% de los encuestados afirmó - “el aislamiento me ha hecho darme cuenta de lo importante que es el contacto humano para mi salud”.


Frente a esta realidad, más allá de agradecer y amar profundamente a nuestra propia piel por lo que nos permite, se nos plantean enorme desafíos personales y colectivos de cara a un 2021 de transición epidemiológica, en el que resulta insano seguir restringiendo excesivamente el contacto piel con piel. Solo dejare aquí algunas preguntas abiertas que yo me hago

  • ¿Cómo generar y proteger mi burbuja social de tal forma de poder tocarnos más?
  • ¿Cómo cuidar mi piel ante la profunda agresion de constante jabón líquido y alcohol gel?
  • ¿Cómo enfrentaremos el nuevo miedo impuesto, el miedo a sentir otra piel?

Uff verdad, preguntas para darle unas cuantas vueltas en la sobremesa, al finalizar el zoom o para compartir en un audio de wsp, la invitación es a socializar para que con el valor de la piel en mente este Marzo cargado de esperanzas y nuevos inicios lo enfrentemos con coraje, con amor y contacto real.

Nosotros nos tomaremos unos breves días para volver a abrazar y besar fuerte a los que amamos, en una burbuja cálida luego de largos meses, cuidando también al resto de la humanidad, para volver los primeros día de marzo a revitalizar tu piel, desde la sustancia, la emoción y la disminución del consumo.


Te queremos leer a ti tambien, porque de verdad te queremos a toda piely nos encantaría abrazarte

En nombre del equipo Paihuen, María José

Vamos #avanzaalonatural


1 comentario


  • TerrybaB

    The matrix time I saw Gail Dines discourse with, at a convention in Boston, she moved the audience to tears with her characterization of the problems caused next to dirt, and provoked laughing with her virulent observations about pornographers themselves. Activists in the audience were newly inspired, and men at the result – multifarious of whom had never viewed obscenity as a disturbed first – queued up afterwards to pledge their support. The exhibition highlighted Dines’s unsound charisma and the truthfully that, since the death of Andrea Dworkin, she has risen to that most baffling and exciting of conspicuous roles: the community’s cardinal anti-pornography campaigner.

    ]


Dejar un comentario